Verduras

La lechuga

la-lechuga

También llamada como Lactuca sativa, esta planta anual es consumida en casi todo el mundo, ya que gracias a los nuevos procesos de cultivo de la misma en invernaderos y la gran cantidad de variedades que se han producido en los últimos siglos, ya no se trata sólo de un alimento de verano, sino que tiene preponderancia en la dieta de la gente como acompañante generalmente.

De origen chino, en sus principios suele ser cocida en ocasiones, o se la consume cruda como parte de ensaladas en gran parte del planeta, aunque en cualquier caso debe asegurarse su buena higiene, ya que se trata de una fuente de gran cantidad de infecciones intestinales, tales como la fiebre tifoidea, el cólera, y salmonelosis, que de todas formas no es preocupante si como se menciona, la limpieza sobre el producto se realiza conscientemente.

Entre las variedades más famosas de la lechuga se encuentran la iceberg, romana, francesa y batavia, que suelen distinguirse por sus sabores, propiedades o el espesor de sus hojas. Entre los atributos de la lechuga, se puede destacar su buen aporte de vitaminas, como la A, C y E. También contiene cantidades significativas de los siguientes minerales: fósforo, hierro, calcio, etc.

La lechuga esta conformada casi en su totalidad por agua, por lo que su ingesta no suele traer mayores consecuencias aunque se realice en grandes cantidades. Por otra parte, se trata de un efectivo somnífero, si es administrado en las dosis justas. Fue tal su importancia en la antigüedad, que en Egipto, una de las variedades de la lechuga era considerada incluso como una divinidad.

Fuente: Wikipedia