Consejos Terapéuticos

La obesidad y las comidas rápidas

Fat Teenager, illustration

¿Quieres que te confiese una opinión personal? No suelo comenzar mis post aportando opiniones personales, pero en este caso haré una excepción procurando causar impacto, es decir, hacerte pensar, pensar juntos en la importancia del tema y en cómo luchar contra él.

Las estadísticas sobre las consecuencias del consumo desmedido las comidas rápidas, son preocupantes y no es para menos.Mi opinión personal pasa por el hecho de sentir que estamos hablando de una lucha muy desigual. Por una parte las promociones, el marketing, los regalos y toda la atmósfera que rodea algunas marcas en especial de comida rápida que se han extendido por todo el mundo, no hacen sino seducir a nuestros niños e inducirlos a hábitos nada saludables que luego son difíciles de combatir.

¿Cuál es el punto clave?

Partiendo de la base de que las comidas rápidas están llenas de grasas saturadas y trans, no hay duda de que se trata de un problema cada vez mayor, ya que estas grasas contribuyen a incrementar notoriamente los niveles de colesterol poco saludables y otros factores de riesgo silenciosos pero de constante presencia que derivan, como ya señalamos en un post anterior, en enfermedades del corazón.

El aumento de Peso

Fíjate en estas cifras que provienen de un estudio realizado en enero de 2004: las conclusiones revelan que los adultos jóvenes que comieron comida rápida en un periodo de 15 años tienen menos capacidades funcionales a nivel de corazón y pulmones. Los participantes que comían comida rápida más de dos veces a la semana ganó 4,5 kg más y tenían una mayor resistencia a la insulina que los que comían comida rápida menos de una vez por semana.

El sobrepeso en sí mismo, es un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca y otras condiciones de salud. La resistencia a la insulina puede conducir a la diabetes, que también puede causar enfermedades del corazón.