Proteinas

La sabrosa carne de cordero

Depositphotos_4263961_l

El cordero es una de las carnes que más gustan, aunque debido a su precio se consume menos que la ternera o el pollo. El cordero es un alimento que se prepara sobre todo en los países mediterráneos, en India y en Argentina.

Uno de sus principales beneficios es que nos aporta gran cantidad de proteínas de alto valor biológico. Además es rica sobre todo en vitaminas del grupo B, como la B12, así como en minerales tan importantes como el hierro, el zinc y el fósforo.

A pesar de todo es una carne muy rica en grasas, por lo que se debe consumir con moderación, especialmente si se tienen problemas cardiovasculares, triglicéridos o colesterol elevado puesto que el cordero contiene grasas saturadas. Lo mejor es adquirir piezas de animales jóvenes porque es más fácil retirar la grasa. Una de las partes menos grasas es la pierna y es mejor prepararla al horno o a la parrilla para que sea más saludable.

Una ración de cordero nos aporta entre 225 y 375 calorías, dependiendo de si es paletilla, chuletas… por eso las personas con sobrepeso u obesidad deben limitar su ingesta.

Se trata de una de las carnes más jugosas y tiernas, especialmente si se prepara al horno o guisado. Entre los tipos de cordero, según la edad, encontramos el lechal, el ternasco, el cordero de pasto y el carnero. A menos edad, como el lechal, más blanca será la carne, mientras que en los animales adultos la carne es más roja.

Cuando vayamos a comprar cordero debemos elegir la carne con un tono rosado y grasa firme y abundante, con un olor fresco. En la nevera puede durar varios días, aunque si está picada debe consumirse en el mismo día porque se estropea fácilmente. Por otra parte podemos congelar la carne de cordero durante unos seis meses.