Proteinas

La trucha, un pescado muy recomendable

Pan fried trout fillets and baked potato

La trucha es muy saludable y puede ser una buena opción para consumir más pescado. Además es un pescado semigraso que suele quedar bien con muchos alimentos.

Las truchas normalmente se crían en los ríos, aunque algunas especies viven en el mar y regresan al río para desovar, algo que también sucede con pescados como el salmón.

A nivel nutricional, la trucha destaca especialmente por su contenido en ácidos grasos omega 3 que ayudan a mantener a raya el colesterol. Además está indicada en las dietas de las personas con hipertensión.

También la trucha contiene muchas proteínas de alto valor biológico y vitamina D y otras vitaminas del grupo B, así como minerales entre los que destacan el fósforo, el selenio y el potasio.

Si estamos a dieta o cuidamos nuestro peso podemos tomar trucha en la comida o en la cena, ya que una ración de cien gramos tiene poco más de 100 calorías siempre y cuando se prepare al horno o a la plancha.

A la hora de la compra, y al igual que con el resto de pescados, debemos asegurarnos de que sea totalmente fresca. Para ello debemos procurar que la piel esté brillante, y no reseca, y que el olor sea agradable.

La trucha es muy fácil de digerir, aunque tiene bastantes espinas, por eso debemos quitarlas con mucho cuidado, sobre todo si la toman los niños.

Una de las preparaciones más típicas es hacerla frita añadiéndole jamón en el interior, queda muy bien porque la trucha no tiene mucho sabor y así está mucho más sabrosa. También se puede preparar con vino tinto o con una salsa de limón. Con verduras como el pimiento o las espinacas este pescado ganará mucho sabor y tendrá pocas calorías.

En el mercado además podemos comprar la trucha en escabeche, perfecta para añadirla a las ensaladas.