Lacteos

Toma lácteos y refuerza tus huesos

yogurt

Los lácteos nos aportan calcio, un mineral fundamental para mantener los huesos fuertes, ya que una densidad ósea baja puede provocar huesos débiles fáciles de fracturar. El calcio es necesario para diferentes funciones del cuerpo, como por ejemplo la coagulación de la sangre, así como para el correcto funcionamiento de los nervios y músculos.

La mayoría de los huesos se desarrollan antes de los quince años y almacenamos calcio para que el esqueleto esté fuerte en el futuro. Si no creamos estas reservas en la niñez cuando seamos adultos el cuerpo cogerá el calcio de los huesos, por lo que estos serán más débiles.

Alimentos con calcio

Para cubrir las necesidades diarias de calcio es necesario incluir en la dieta leche y derivados como fuente principal de calcio.

Además de la leche, también son fuente de calcio el yogur y el queso, aunque hay que tomarlos preferiblemente bajos en grasas, sobre todo en el caso de los adultos. Las mujeres a partir de los 50 años deben tomar una dosis mayor de calcio por su predisposición a la osteoporosis.

Consejos

Lo ideal es combinar productos lácteos con otros alimentos que contengan vitamina D, ya que esta última ayuda al organismo a absorber el calcio, y por lo tanto a conseguir unos huesos fuertes.

El calcio, aunque en menor proporción, también se encuentra en las hortalizas de hoja verde, en ciertos pescados como el salmón y las sardinas, y en algunos frutos secos como las almendras y las nueces.

La dieta rica en calcio nos ayuda a tener unos huesos fuertes, pero también es importante el deporte, ya que el ejercicio obliga a los huesos a trabajar más, por lo que se hacen más fuertes y se crea mayor masa ósea. Ejercicios tan sencillos como caminar a buen paso durante al  menos media hora al día refuerzan nuestros huesos.