Frutas

Las avellanas

las-avellanas

También conocida como avellana europea debido a que en el sur de este continente es donde se produce anualmente para luego ser comercializada, es uno de los frutos secos de mayor utilización a nivel gastronómico en la mayoría de los países de cultura occidental. Hay que destacar que se trata a nivel botánico de una núcula, al igual que otros frutos como la nuez y el higo.

En cuanto a su formación y contextura, la avellana esta formada por una capa exterior fibrosa que rodea a su vez una cubierta lisa interna, en la que justamente se encuentra la semilla que luego es utilizada con distintos fines desde tiempos remotos. Durante la maduración de la avellana, la cáscara externa suele secarse y endurecerse, por lo cual esta es una buena técnica para calcular su estado.

Ya pasando a los usos que se le dan en la cocina a los derivados y componentes de la avellana, hay que remarcar que su núcleo puede ser consumido tanto de forma natural como luego de ser cocido, mientras que la semilla es desechada en algunos casos debido a su sabor originalmente amargo, que no es del gusto de todos.

Tampoco puede dejar de destacarse el aceite de avellana, que ha ganado lugar en la gastronomía principalmente en el último tiempo, gracias a las avanzadas máquinas que permiten una producción acorde a los requerimientos. Además existe la posibilidad de consumir las avellanas en forma de garrapiñada e incluso mezcladas con chocolate.