Consejos TerapéuticosGrasas

Las golosinas, ricas pero perjudiciales

las-golosinas-ricas-pero-perjudiciales

El hombre en ninguna de sus edades se encuentra exento de la atracción por las golosinas, y en especial aquellas personas que sienten debilidad por los sabores dulces. Sin embargo, el abuso de ellas puede transformarse en un grave problema si no se tienen en cuenta sus aportes al organismo.

Hay que tener en cuenta por ejemplo que en algunos dulces, su nutriente mayoritario son los hidratos de carbono sencillos, como la glucosa, sacarosa y fructosa, que suponen entre un 70 y un 80 por ciento del peso total del producto, algo muy perjudicial para la salud de nuestro organismo.

Si bien normalmente endocrinólogos y pediatras coinciden en que no hay que prohibir las golosinas a los niños, sí debemos ser estrictos a la hora de dar nuestro consentimiento a su consumo indiscriminado, no permitiendo de ninguna forma que estas golosinas reemplazan a los alimentos que deben consumirse a diario.

Además, mucha gente no tiene en cuenta que estos dulces tan adictivos apenas aportan nutrientes y sí excesivas calorías al cuerpo, y que luego es muy difícil la eliminación de azúcares del organismo, quedando rastros irreparables en el futuro cuando el daño se produce en niños o jóvenes que adquieren un gran sobrepeso.