Verduras

Las mejores razones para comer zanahorias

Collecting harvest in autumn: orange carrot in hands of female worker

Las zanahorias son verduras muy nutritivas y sabrosas, así como versátiles. No es fácil hallar las “mejores” razones, porque son muchas y todas de peso.

La idea es reseñar los beneficios nutricionales más importantes o notorios, así como algunas sugerencias deliciosas que podemos preparar con ellas. Comienzo en realidad por este último punto, recomendándote por ejemplo esta receta de zanahorias con puerros.

Una verdura de todo el año

En las tiendas las encontramos todo el año, pero si eres fan de las verduras bien frescas, debes saber que es posible cosecharlas durante gran parte del año. Te estarás preguntando si hay una estación específica de zanahorias, bueno, en realidad sí: las zanahorias se cosechan todo el año sólo en las zonas templadas, pero se trata de un cultivo que prefiere la época más fría. Crece bien en suelos arenosos y tolera notablemente las heladas.

El nombre científico de la zanahoria es  Daucus carota, y la planta es, probablemente, originalmente nativa de Asia. Los “parientes” silvestres de la zanahoria viven en abundancia en toda Asia y Asia Menor, y la evidencia sugiere que la zanahoria se cultiva para la alimentación desde hace miles de años. Al igual que otras plantas de la familia del perejil, la zanahoria tiene un sabor intenso cuando es joven, aunque se vuelve ligeramente “amaderado” con la edad.

Beneficios nutricionales

Las zanahorias son ricas en beta-caroteno (provitamina A) que se convierte en vitamina A. En términos de visión, la vitamina A desempeña un papel importante en el mantenimiento de una visión saludable. Cuando el cuerpo se ve privado de la vitamina A hay riesgos de deterioro de la visión y la xeroftalmia (sequedad de la córnea).

Además de la raíz, las hojas de zanahoria también son comestibles. Son picantes y de sabor un poco intenso; las raíces, por otra parte, se pueden comer en una variedad de formas, desde zumos crudos a finas zanahorias glaseadas.

Etiquetas:
  • Miriam

    No sabía que las hojas de las zanahorias pudieran comerse.

  • Pingback: Cómo cuidar la piel después del verano » Blog Ellas