Frutas

Las mejores razones para incluir fruta en tu dieta

fruit on plate

La fruta proporciona muchos nutrientes valiosos que pueden ayudar a tu sistema inmunológico, pero sus enormes beneficios no se quedan sólo ahí. Por ejemplo, las dietas ricas en frutas se asocian con un mejor control de peso y son valiosas en el intento de pérdida de peso, pues proporcionan la satisfacción de un buen sabor con un mínimo aporte calórico.

Para obtener los mejores resultados, incorpora la fruta en una dieta equilibrada, rica en nutrientes que incluya verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables. Desde luego: es imprescindible buscar la aprobación de su médico antes de intentar perder peso o hacer cambios en la dieta.

Principales beneficios

La fruta proporciona una variedad de vitaminas y minerales, muchos de los cuales son antioxidantes. La fruta también proporciona agua y fibra; como consecuencia te mantendrás satisfecho por más tiempo.

Por si fuera poco, ellas proporcionan una  alternativa nutritiva naturalmente dulce frente a los dulces altos en calorías tales como golosinas, refrescos y productos horneados. Observa con atención la imagen de portada y -por aquello de que una imagen vale mas que mil palabras- dime  la verdad ¿no te provoca probar cualquiera de ellas ya mismo?

¿Todas las frutas son igualmente eficaces?

Si bien todas las frutas pueden apoyar tus esfuerzos de pérdida de peso, ciertos tipos de fruta son las más indicadas para proporcionar los mayores beneficios. Son preferibles las frutas frescas sobre frutos secos y en especial son muy recomendados los zumos de fruta fresca, porque proporcionan cantidades más ricas de nutrientes y tienden a ser más satisfactorios, por supuesto, siempre que los prepares sin azúcar añadido.

En particular, las frutas ricas en fibra pueden apoyar tu salud digestiva y mejorar la sensación de saciedad.

¿Cuánto consumir?

 Para cosechar una cantidad suficiente de nutrientes, será suficiente -según los especialistas- con tomar al menos dos porciones de fruta al día, que es la cantidad que se encuentra por ejemplo  en dos manzanas de tamaño promedio, dos naranjas, dos melocotones o dos peras.