Consejos Terapéuticos

Las propiedades del té blanco

Cup of green tea with lemon and mint

Comentamos hoy las propiedades de un producto que cada vez es más fácil de encontrar en los supermercados. El té blanco está ganando terreno en las estanterías y quizás no sepamos aún cuáles son sus propiedades. Hoy os contamos los beneficios que podéis tener tomando esta deliciosa infusión.

Lo primero que debemos saber es que el té es el mismo siempre, es decir, el cambio de color se debe al punto de madurez. Así pues el té verde aún no está maduro, el normal sí y el rojo está pasado de madurez.

El té blanco se saca de los brotes y se llama blanco por el pelillo que cubre la planta en ese momento. Precisamente por eso, por ser un brote, la planta tiene el 100% de sus propiedades y es la bebida con más polifenoles de todas las variedades de té.

El nivel de antioxidantes es el más alto lo que ayuda a que nuestro organismo no se vea afectado por la acción de los radicales libres y que nuestro sistema inmunitario se refuerce al 100%.

Los citados radicales libres son los responsables de la oxidación de las células, por eso tomando una bebida que evite este hecho lograremos que eso no suceda y que podamos evitar, siempre con reservas, la acción del cáncer.

También evita que se acumule la grasa en el organismo y es más eficaz que la vitamina C y la vitamina E a la hora de enfrentar estados carenciales. Pero algunos dirán, ¿el té blanco es lo mismo que el verde? En parte sí.

Pero el té verde tiene un tratamiento más duro con las hojas, hay que enrrollar las hojas, tostarlas…etc. y en ese proceso pierde propiedades. De forma que en estos tiempos de virus, resfriados y bacterias una tacita de té blanco nos servirá para mejorar de esos catarros y resfriados.