Lacteos

Leche acidófila, todo lo que querías saber

En general todos nosotros somos usuarios de la leche común, la que encontramos en las tiendas, quizá fortalecida con aditamentos  tales como omega 3, hierro, vitaminas o siemplemente desnatada. Pero hay variantes, como la leche acidófila, acerca de las que vale la pena aprender.

Leche acidófila

A veces llamada en algunos países con ciertos nombres comerciales, en el medio técnico se la conoce com leche acidophilus dulce, donde las bacterias Lactobacillus acidophilus han sido agregadas agregado a ella, dándole un sabor amargo y una textura espesa. Este producto cultivado suele ser bajo en grasa y tiene una vida útil más larga que la leche normal.

Mucha gente cree que se pueden beneficiar la digestión y prevenir las alergias debido a la actividad de las bacterias acidophilus en los intestinos. La leche de este tipo está  a menudo disponible en las tiendas naturistas, así como en algunos grandes supermercados.

Cómo se hace

El proceso de cultivo utilizado para producir leche acidófila comienza con la inoculación de la  bacteria en la leche estéril . A continuación, la leche se deja reposar a una temperatura cálida, mientras que las bacterias se reproducen. L. acidophilus crece en el entorno ligeramente ácido de la leche, consumiendo parte de la lactosa en la leche durante  el proceso. El sabor amargo de la leche aumentará con el tiempo que se mantiene caliente. Este proceso es similar a la utilizada para hacer yogur, pero los resultados en diluyente, culmina en un producto bebible.

Es posible hacer leche acidófila en casa, siempre y cuando el cocinero disponga de las bacterias correctas. Los cultivos iniciadores que contienen L. acidophilus están disponibles, a pesar de que a menudo se sostienen las medidas de higiene, contienen otras cepas, incluyendo Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus, que se utilizan comúnmente para hacer yogur. Si fermenta demasiado tiempo, la leche se convertirá en el yogur.