Consejos Terapéuticos

Los alimentos funcionales, ¿tan positivos como parecen?

los-alimentos-funcionales-tan-positivos-como-parecen.thumbnail

Desde hace ya varios años podemos comprobar cómo las empresas dedicadas a la alimentación han estado investigando sobre nuevas propiedades de los alimentos, cómo potenciarlas, cómo hacer para que el organismo tenga el máximo de ventajas al ingerir un alimento u otro. Pero hoy nos queremos centrar en la posibilidad de que estos alimentos sean positivos para el organismo o bien todo lo contrario.

No pretendemos alarmar a nadie, simplemente queremos advertir de que quizás lo que nos venden como la panacea para la salud efectivamente lo sea, pero que quizás tengamos otras opciones más económicas para ingerir lo mismo.

El fraude campa por sus respetos en este campo de la industria y habría que tener claros varios conceptos. Por ejemplo, el que un producto tenga una sustancia añadida o bien modificada puede ser positivo para nuestra salud.

Pero si nos dicen que esos tomates son ricos en licopenos antioxidantes nos estarán diciendo la verdad, pero habría que añadir que esos tomates y los demás también. Otro aspecto importante es tener en cuenta que muchos productos considerados saludables, gracias a las machaconas campañas de publicidad, quizás no lo sean tanto.

Por ejemplo la margarina que ha sido modificada para que tenga más fibra y eso mejora nuestro tránsito intestinal. Es cierto, pero el proceso de fabricación de la margarina conlleva una serie de grasas trans que, aunque vegetales, nos perjudican nuestra salud.

Eso sí, por tomarnos algo que reduzca el colesterol no lo vamos a reducir. Estos productos necesitan un poco de ayuda por nuestra parte. La dieta, el ejercicio, el control médico y todo lo que ya conocemos son de vital importancia para que logremos el estado de salud que deseamos.