Consejos Terapéuticos

Los alimentos y el sueño

Man lying in bed sleeping

Sé que tocaré un punto muy discutido y muy probablemente distintos especialistas tengan diferentes opiniones, por lo que me apresuro a señalar que siempre es conveniente -amte dudas- consultar a tu propio médico al principio, que es quien te conoce muy bien y podrá valorar lo mejor para tu salud en cada caso.

Así las cosas, al hablar de los alimentos y el sueño (que es un tema muy amplio) enfocaré atención en ese punto tan crucial que es cuánto debemos comer antes de dormir, cuánto tiempo antes y -partiendo de un punto más ácido aún- si está bien irnos con hambre a la cama o no.

Nuestras aliadas las proteínas

Hablaré de mi experiencia personal; una de las cosas que he experimentado y estamos aprendiendo ahora es que la proteína puede tener un efecto muy importante sobre el sueño. Por lo tanto, si tú estáa en cumplimiento de una dieta alta en proteínas, una de las cosas que sabemos es que probablemente concilies el sueño con mucha facilidad.

Considerando que, si usted estás consumiendo hidratos de carbono generosamente, justo antes de acostarte, en realidad podrás tener (siempre que no te excedas, por supuesto) más que un buen sueño. Me gusta que la gente tome un hidrato de carbono o un aperitivo ligero rico en proteínas antes de acostarse.

Ejemplos claros

Para entendernos bien: unas galletas de mantequilla de maní son un ejemplo perfecto. Lo creas o no, un pedazo de pastel de manzana, o en verano un helado de tamaño reducido serían una muy buena idea.

En invierno, un tazón de cereales sería perfecto. Así que ten en cuenta que sin exagerar, cosas como esa (sin que ello constituya una especie de cena clandestina)  o distribuir tus preferencias en esa línea   son las cosas que evitarán que te vayas a la cama con hambre, porque eso te impide dormir. No es la idea, desde luego, que vayas demasiado lleno porque entonces lejos de un buen desanso podrás tener reflujo o molestias por el estilo.