Proteinas

Los huevos

los-huevos.thumbnail

Hay pocos alimentos más comunes y consumidos que este, pero lo utilizamos en las cantidades que nuestros cuerpos requieren, o tenemos idea al menos de que beneficios y perjuicios pueden acarrear su ingesta sin control. A continuación les ofrecemos un repaso acerca de esta comida que cuenta incluso, aunque usted no lo crea, con un día internacional en su memoria, fechado en el segundo viernes de octubre.

El huevo que todos conocemos presenta una cáscara frágil que contiene en su interior a la clara y yema del mismo, que pueden distinguirse por sus colores blanco y amarillo respectivamente. De promedio, un huevo está formado por cáscara en apenas el 10%, yema en poco más del 31 y clara con casi el 60% de su total. El más utilizado, el de la gallina, tiene un peso medio de entre 60 y 70 gramos.

Por otra parte, también se consumen los huevos de otras especies animales, como la oca, el pato, y los de codorniz y avestruz, que se destacan por ser los más pequeños y mayores respectivamente. En su mayoría se trata del alimento sin fertilizar, aunque existe la excepción del balut indonesio. Por último, un huevo se considera fresco hasta pasado un mes desde la puesta de la gallina.

Los huevos se comen alrededor del mundo de muchísimas formas, y algunas son éstas: fritos, en tortillas, revueltos, a la plancha, al plato e incluso crudos. Se trata de una fuente increíble en cuanto a su aporte de proteínas, que cuenta además con la ventaja de ser un alimento muy barato. Si bien aportan buena cantidad de vitaminas, no contienen casi nada de la C. No obstante, su alto contenido de colesterol nos invita a no consumir más de uno por día.

 

  • Pingback: Alimentos a evitar durante el embarazo | Blog Peques