Proteinas

Mejillones, más sanos de lo que piensas

Mussels

El mejillón nos aporta pocas calorías y muchas proteínas, por lo que podemos incluirlo en la dieta para que sea variada y sana. Además suele tener muy buen precio, algo que se agradece en esta época de crisis.

El mejillón es un alimento muy rico en proteínas de alto valor biológico, tanto como la carne roja aunque con menos grasas saturadas.

Este alimento contiene minerales tan importantes como el yodo, el selenio, el calcio, el fósforo y el magnesio. Cabe destacar su contenido en hierro, unos 4,5 gramos por cada 100 gramos, más que la carne roja, por lo que se aconseja en casos de anemia. Asimismo nos aporta ácido fólico y otras vitaminas del grupo B, así como A y E, aunque en menor medida.

Las personas con problemas cardiovasculares pueden tomar mejillones porque contienen ácidos grasos omega-3, que protegen el corazón y regulan los niveles de triglicéridos.

Consejos

En el mercado podemos comprar mejillón fresco durante todo el año, así como congelado con o sin concha y enlatado Si los compramos frescos debemos limpiarlos muy bien y cocinarlos antes de que pasen 24 horas para asegurarnos de que se mantienen en buen estado.

Durante la compra, si es fresco, debemos darle un ligero golpe a la concha, y si se cierra es buena señal.  Nunca debemos adquirir los que tengan la concha rota, rajada o sucia. Una vez cocidos debemos tirar los que no se hayan abierto.

La forma más típica de comer mejillones es prepararlos al vapor con un poco de limón, lo cual es una estupenda opción porque nos ayuda a mantener el peso y además son más fáciles de digerir. Puede ser la tapa perfecta si salimos a comer fuera y estamos a régimen.

Se trata de un alimento que también se utiliza para preparar arroces, a los que aporta sabor y color. También se pueden cocinar fritos o utilizar en cremas de pescado.