Proteinas

Merluza, buen precio y muy sana

hake slice

La merluza es un pescado blanco riquísimo que se consume muy a menudo en España y en el resto del mundo por su calidad y por su precio asequible. Además la merluza tiene muchas propiedades beneficiosas para el organismo.

En nuestro país se pesca merluza tanto en el océano Atlántico como en el mar Mediterráneo. Cuando un ejemplar pesa más de dos kilos se le llama merluza, mientras que si su peso es inferior le llamamos pescadilla.

La merluza es un pescado que se puede preparar de mil maneras: frita, en salsa verde, al horno, a la vasca, con gambas, a la parrilla, rebozada, etc.

Propiedades de la merluza

La merluza apenas nos aporta grasas y calorías, de hecho una porción de carne de merluza de 100 gramos tiene unas 65 calorías. Por lo tanto es un alimento idóneo en casos de dietas, siempre y cuando no se cocine con grasas u otros alimentos calóricos.

La merluza nos aporta proteínas de gran calidad. Además contiene vitaminas del grupo B y minerales como potasio, fósforo y magnesio. Asimismo la merluza contiene yodo, el cual favorece el funcionamiento de los tejidos nerviosos y musculares. El yodo colabora en el metabolismo de otros nutrientes y es necesario para el adecuado desarrollo de la glándula tiroidea.

Su contenido en selenio nos protege contra enfermedades cardiovasculares y estimula al mismo tiempo nuestro sistema inmunológico. El carácter antioxidante del selenio retrasa el proceso de envejecimiento celular.

Personas con problemas cardiovasculares

Según un estudio las personas con riesgo cardiovascular deben consumir este pescado de forma frecuente, ya que contribuye a disminuir la tensión arterial, el colesterol malo y el peso. En estos casos la merluza debe prepararse a la plancha, al vapor, al microondas o al horno, ya que es la mejor manera de que conserve todas sus propiedades y no se le añadan grasas innecesarias.

  • Fabian Sarmiento

    En nuestro país pesca merluza tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo”. Por favor revisen la redacción. Nuestro país no da ni al Atlántico peor al Mediterráneo