Proteinas

Métodos para reconocer un huevo fresco

metodo reconocer huevos frescos

Es todo un reto y no es un tema menor créeme. ¿Cómo saber si un huevo es fresco? Saber reconocer la frescura de un huevo, es poner en práctica el método del agua o el de la rotura controlada que vimos en un post anterior.

Pero tengo más trucos al respecto, que no dudo en compartir contigo.

Un método infalible: el olor

Puede llegar a ser  una sorpresa más que desagradable, es verdad, pero otra forma sencilla de  detectar problemas en este sentido es poner en juego nuestro sentido del olfato y dar una buena aspiración. Un huevo podrido tiene un olor sulfuroso, muy distinta y desagradable. A veces el olor es tan fuerte que puede olerse a través de la cáscara. De lo contrario, el olor debe ser notable tan pronto como el huevo está agrietado. Cualquier huevo con un olor desagradable no se debe comer.

Ahora bien…, una vez que hemos detectado que un huevo no es fresco y por tanto no se puede comer, la pregunta es…

¿Qué hacer con los huevos que no son frescos?

Como he mencionado anteriormente, sólo porque un huevo tiene una cámara de aire más grande o tiene un poco llorosos “los blancos” no quiere decir que no se puede comer, decimos que no es recomendable para personas especialmente niños, enfermos y ancianos más vulnerables.

Te diré cual es mi forma de reciclarlos: muchas veces los cocino y los entrevero con la comida que doy a mis mascotas (desde luego hablo de un huevo que no está fresco pero que no ha llegado al extremo de estar podrido).

Cuando llegan a un elevado estado de putrefacción, los sumo a mi pila de compost o los entierro en la tierra de mi huerto. Sigue conteniendo nutrientes valiosos, por lo que nunca los tiro a la basura.