Consejos Terapéuticos

Mitos y verdades sobre alimentos comunes

mitos de alimentos

Vamos a compartir interesantes comentarios bajo el formato de “mitos y verdades”, que nos permitirá aprender mucho.

Mito: Los alimentos con almidón como el pan y las patatas indefectiblemente engordan. No es cierto. El pan y las patatas son ricas en hidratos de carbono – la forma más fácil de combustible para nuestro cuerpo a quemar – y por lo tanto uno de los mejores alimentos que puede comer para ayudar a perder peso.

Mito: El azúcar causa la diabetes
. No es cierto. El azúcar no tiene un papel único en la causa de la diabetes. Los alimentos que producen altos niveles de azúcar en la sangre puede aumentar el riesgo de diabetes, pero el azúcar tiene un efecto moderado sobre los niveles de azúcar en la sangre.

Mito: Todos los almidones se digieren lentamente en el intestino. No es cierto. Algunos de almidón, entre ellos se encuentran las patatas, se digieren en un instante, causando un mayor aumento de azúcar en la sangre de muchos alimentos que contengan azúcar.

Mito: Los retortijones de hambre son inevitables si se quiere bajar de peso. No es cierto. Existen alimentos ricos en carbohidratos, especialmente copos de avena y pasta, capaces de mantener la sensación de saciedad casi hasta la siguiente comida.

Mito: El azúcar engorda por sí sola. No es cierto. El azúcar no es más fácil de convertir en grasa que cualquier otro carbohidrato. Es el total de energía (calorías) en vez del azúcar en los alimentos de alto contenido energético, lo  que puede contribuir a nuevas tiendas de la grasa corporal.

Mito: los almidones son los mejores para el rendimiento deportivo óptimo. No es cierto. En muchos casos, los alimentos con almidón (por ejemplo, patatas) son demasiado voluminosos para comer en grandes  cantidades y son incómodos para los deportistas activos.

Mito: Los alimentos ricos en grasas dan mayor sensación de saciedad. No es cierto. Estudios recientes muestran que los alimentos altos en grasa no necesariamente proporcionan saciedad.

Mito: Las dietas altas en azúcar son menos nutritivas. Otra afirmación largamente difundida que no es necesariamente cierta. Existe no uno, sino muchos estudios que han demostrado que las dietas altas en azúcar (variados, a partir de una serie de fuentes diversas, incluidos los alimentos lácteos y frutas), suelen tener mayores niveles de micronutrientes como calcio, riboflavina y vitamina C que las dietas bajas en azúcar.

Mito: El azúcar va de la mano con la grasa de la dieta.  Tampoco es cierto, ya que ni siquiera químicamente un tipo de alimento está asociado al otro. ¿Cuál es la realidad? Lejos de lo afirmado, la realidad indica que las dietas altas en azúcar suelen ser bajos en grasa y viceversa. La mayoría de las fuentes de grasa en la dieta no son dulces (por ejemplo, patatas fritas) y contienen la mayor parte de fuentes de azúcar sin grasa (como las bebidas gaseosas). Sí, es verdad, hay muchos alimentos simultáneamente ricos en grasa y azúcar, como el chocolate, helados, pasteles y galletas, pero estos por lo general representan menos del 10 por ciento de la ingesta de energía.