Trastorno Alimenticios

Mitos y verdades sobre los trastornos alimenticios

The growing thin girl. Diet.

Ignoro qué tan informado o cercano a estos problemas puedes estar. Con frecuencia uno conoce lo suficiente para saber de qué se está hablando cuando se habla por ejemplo de Anorexia nerviosa o de Bulimia nerviosa (por nombrar dos de los trastornos más conocidos); pero no siempre se tiene una real dimensión de lo que éstos desórdenes significan hasta que –de algún modo- nos tocan más de cerca.

Por eso he pensado en compartir este post desde este enfoque: aclarar mitos y verdades sobre cuatro puntos clave; aquí están…

Mito No.1

Todas las personas que tienen un desorden alimenticio, tienen que tener bajo peso
Falso. Las personas con trastornos de la alimentación registran todas las complexiones y tamaños que puedas imaginar; es más: muchas personas con trastornos de la alimentación son de peso medio o tienen sobrepeso.

Mito No. 2

Sólo chicas adolescentes y mujeres jóvenes se ven afectados por trastornos de la alimentación”.
Falso. Si bien estadísticamente los trastornos alimentarios son más comunes en las mujeres jóvenes entre la adolescencia y los veinte años, se regi¡stran casos en hombres y mujeres de todas las edades.

Mito No.3

Las personas con trastornos de la alimentación son vanidosas”.
Falso. No es la vanidad lo que lleva a las personas con trastornos de la alimentación a seguir dietas extremas y obsesionarse con sus cuerpos, sino más bien un cierto intento de lidiar con los sentimientos de vergüenza, ansiedad y la impotencia.

Mito No. 4

Los trastornos alimentarios no son realmente tan peligrosos”.
Falso. Todos los trastornos alimenticios pueden conducir a una condición crítica irreversible, el cuerpo muy  deteriorado e incluso peligrosa con riesgo de vida. Algunas de las más graves son enfermedades del corazón, pérdida de masa ósea, retraso del crecimiento, infertilidad, y daño renal.