Verduras

Mostaza, sabor sin apenas calorías

Mustard Selection

La mostaza es una salsa que se utiliza como condimento para acompañar todo tipo de platos. Se suele comprar ya preparada y se elabora con semillas, sal, vinagre y diferentes aromas.

La mostaza en sí es una planta herbácea de flores amarillo vivo, de las que nace una cápsula con granos de mostaza que se maceran en un líquido y se reducen a una pasta que da lugar a la salsa actual. Las variedades más utilizadas son la mostaza negra, la parda y la blanca. La mostaza se utiliza desde la antigüedad para dar más sabor a la comida y disimular los olores y sabores de los alimentos que comenzaban a estropearse.

La mostaza, ya sea dulce o picante, tiene un sabor muy intenso y característico. Su semilla tiene un alto contenido de minerales y posee propiedades antisépticas y digestivas.

La salsa de mostaza

La mostaza es una salsa muy baja en calorías y colesterol, aunque suele contener bastante sal, por lo que las personas hipertensas deben moderar su consumo.

En la cocina se utiliza principalmente para acompañar carnes rojas, lomo, salchichas, perritos calientes y para elaborar otras salsas, como por ejemplo mezclándola con mantequilla, miel, vinagreta o mayonesa.

En el mercado podemos encontrar diferentes tipos de mostaza, aunque la más conocida es la de Dijon, que procede de Francia y es de color amarillo fuerte. Se trata del la primera mostaza que se preparó en forma de pasta. También encontramos la mostaza inglesa que contiene granos de mostaza negros y blancos molidos con un poco de cúrcuma. La mostaza alemana es granulosa y de sabor fuerte, mientras que la mostaza americana es de color amarillo claro y con una textura muy fina. Otra mostaza muy buena es la de Meaux, conocida como mostaza a la antigua.