Consejos Terapéuticos

Nuestro cuerpo y los alimentos

Winter fruit tea with fresh fruits

No sé si te has puesto a pensar las cosas desde este enfoque alguna vez: yo creo que nuestros cuerpos son una maravilla de la ingeniería divina, son capaces de  auto construirse, auto repararse e incluso de auto rejuvenecerse.

Ahora bien: cuando dejamos de alimentarlo bien, haciendo malas elecciones en nuestra dieta,  auto complaciéndonos con sabores peligrosos cuando estamos estresados, sosteniendo un estilo de vida poco saludable, y -por si fuera poco- abusando de nuestro cuerpo por adicciones (como fumar)  o incluso a causa de la contaminación del aire que inhalamos, las células de nuestro cuerpo comienzan a deteriorarse .

Esto se traduce, sin rodeos en enfermedades degenerativas.

¿Cómo ayudan los alimentos?

Mucho más de lo que crees. Tomo como ejemplo a las frutas. Y comienzo por señalar enfáticamente: ¿por qué esperar hasta que sea demasiado tarde? Empieza a hacer decisiones sabias desde ahora con respecto a su salud y la de tu familia. La premisa es muy concreta: elige vivir sano. Sin embargo, si la enfermedad ya ha mostrado su cara fea, entonces luchar con los “alimentos milagro” de que la naturaleza pone en nuestras manos es una muy buena idea.

Recomendaciones específicas

Por tomar un ejemplo: el Instituto Nacional del Cáncer de los EE.UU. en los últimos años, recomienda consumir cinco porciones de frutas y verduras todos los días. Esta recomendación fue hecha en base a sus años de estudio de investigación del cáncer en relación a la abundancia de nutrientes que se encuentran en las frutas y verduras que no sólo son capaces de prevenir, sino también remediar muchas dolencias.

Los investigadores están continuamente buscando e investigando cuáles son  los productos químicos en las plantas que tienen el potencial de prevenir y de curar el cáncer. Estos químicos de las plantas, conocidos como fitonutrientes o fitoquímicos,  junto con vitaminas, minerales y enzimas se conjugan para prevenir o curar desde las enfermedades más mortales hasta las enfermedades más comunes, como el resfriado, alergias, asma, artritis, etc

La mala noticia… es que la mayoría de estos nutrientes  se sabe que  están siendo destruidos o desplazados por las modernas técnicas de procesamiento de alimentos, incluyendo la cocción. Por lo tanto, siempre que puedas, elige consumir frutas y verduras bien frescas.

 Lo dicho: los alimentos son vida y salud. Sabido es que no podemos prescindir de ellos, pero lo que sí podemos hacer es elegirlos con inteligencia. Hace poco una amiga me hablaba acerca de sus 10 reglas para ser más feliz; para mi asombro ninguna de ellas incluía alimentarse mejor, acción imprescindible  sostener su cuerpo sano y en consecuencia una buena salud.