Consejos TerapéuticosHidratos

“El pan nuestro de cada día”

Esa frase forma parte de una de las oraciones más difundidas y cotidianas en el mundo. Es que de hecho el rol del pan en nuestra vida es tan significativo como ancestral y se dibuja en todo tipo de expresiones, tales como “que no falte el pan” o “bueno como el pan”.

Es el alimento que no falta en ningún hogar: tanto si pensamos en una numerosa familia, como en un soltero o soltera quien -si bien quizá no se toma el trabajo de hornear- opta por una de las muchas variedades de pan envasado que hay disponibles en el mercado. A mi -personalmente- me encanta hornear, tengo debilidad por ello y adoro todo el proceso, desde elaborarlo hasta el aroma que se dispersa por toda la casa durante su horneado.

Hace un par de años atrás mi hija debía levantarse muy temprano y precisamente hornear pan, es decir, despertar con ese aroma, nos facilitaba muchísimo la acción de levantarnos tan temprano, aún en invierno.

Pero la vida moderna nos impone otros ritmos y no siempre es fácil (o no se tiene el conocimiento para) manufacturar el pan con nuestras propias manos. Si no quieres quedarte con las “ganas” de hornear, te presento la solución más efectiva que he hallado: el pan precocido. Son muchos los proveedores de pan precocido que puedes encontrar, créeme.

Hay una importante variedad de productos (integral, blanco, lacteado, bajas calorías, etc.) y también de marcas. Mi mejor sugerencia es que dediques un poco de tu tiempo a buscar empresas, comparar, valorar precios, calidades y eso que tanto disfrutamos -por supuesto-: textura y sabor.

No cuesta apenas trabajo: solo es encender el horno y en pocos minutos disfrutar del aroma y -como decía al principio- del privilegio de contar con el pan nuestro de cada día.

  • Luisa

    La única pega del pan precocido es que si lo preparas por la mañana, para la cena lo tienes como una goma. Y pensar que no hace tantos años, se hacia pan una sola vez por semana y lo mejor se mantenia tierno toda la semana. Me pregunto ¿que pondran ahora en la masa del pan?