Verduras

Patatas mitos y verdades

Las patatas son un alimento de los más consumidos y disfrutados en todo el mundo y se han considerado siempre nutricionalmente como un alimento rico en almidón, cosa que es, pero sus virtudes van más allá de este sólo hecho.

Aunque un patata es un vegetal, que no cuenta para tus clásicas cinco porciones de frutas y verduras al día, ellas sí cuentan como alimento rico en almidón, ya que cuando se consumen como parte de una comida suelen sustituir a otros que también lo aportan tales como tales como pasta, arroz o pan.

Opción saludable

Las patatas son una opción de menú saludable cuando no están cocidas en exceso de sal o grasa. Son una buena fuente de energía, fibra, vitaminas del complejo B y potasio. Aunque las patatas no contienen más vitamina C en comparación con otras hortalizas, en los países de alto consumo, ellas significan una gran cantidad de vitamina C en la dieta diaria.

Consejos saludables

  • Al cocinar o servir las patatas, trate de ir a por menor de grasa (poliinsaturado) y sustituye por opciones más sanas como aceites insaturados como el de oliva o aceite de girasol, en lugar de mantequilla.
  • Deja las pieles siempre que sea posible, para mantener más aporte de  fibra y vitaminas. Si te gusta hervir las patatas, ten en cuenta que  algunos nutrientes se filtran en el agua, sobre todo si las has pelado. Para evitar que esto ocurra, sólo utiliza sólo el agua suficiente para cubrirlas y cocina por un tiempo mínimo.
  • Al almacenar las patatas, manténlas en un lugar oscuro, fresco y seco, pero no en la nevera. Esto se debe a que ponerlos en el refrigerador puede aumentar la cantidad de azúcar que poseen, lo que podría llevar a mayores niveles de acrilamida, un químico “llamado” cuando las patatas estén asadas, al horno o fritos a altas temperaturas. La acrilamida se cree que es perjudicial para nuestra salud.
  • Mantén las patatas frescas y secas ya que ello también ayudará a evitar brotación.