Frutas

Pera, apetecible y digestiva

Pears with wedge

La pera es una fruta muy refrescante que procede de Asia y de la cual existen muchas variedades, colores y sabores, aunque siempre se recomienda en la dieta por sus características nutricionales. Las peras son ricas en nutrientes, fibra y antioxidantes, por lo que podemos tomarlas solas como postre o merienda, así como en tartas, bavaroise, mermeladas, salsas, etc.

Propiedades de la pera

La pera es rica en minerales y oligoelementos como hierro, fósforo, cobre, magnesio, manganeso y potasio, que tiene una acción diurética recomendable para evitar la retención de líquidos. Es rica en vitamina C y vitaminas del grupo B, aunque también contiene vitaminas A, E y K.

Más del 85% de su contenido es agua, por lo que una ración de cien gramos nos aporta únicamente unas sesenta calorías. También es rica en fibra, aunque su contenido en taninos la hace adecuada en casos de diarrea, ya que ejerce una acción astringente y antiinflamatoria. De todas formas, y según diferentes estudios, parece que la pera puede protegernos contra el cáncer por su contenido en fibra, la cual también ayuda a mantener el colesterol a raya.

La pera es una de las frutas más fáciles de digerir y además contiene pocos hidratos de carbono y sodio, por lo que la pueden tomar las personas que sufren diabetes, hipertensión o problemas cardiacos. También se recomienda en casos de anemia, gota y artritis.

Otros beneficios

Se cree que la pera es una de las frutas que menos probabilidades tiene de producir una alergia, por eso se considera segura y es una de las primeras frutas que toman los bebés.

Su alto contenido en fibra hace que posean un índice glucémico bajo, por ello es un tentempié perfecto para los diabéticos, ya que su sabor dulce reduce sus ganas de azúcar al tiempo que evita un aumento de la misma en sangre y ayuda a mantenerla en un nivel adecuado.