Trastorno Alimenticios

Perfil del adicto a la comida

Chocolates

Sólo quienes conocen de cerca el problema (ya sea por padecerlo o por convivir con alguien que lo padece) tienen clara la dimensión del tema vinculado a este trastorno alimenticio.

Los frentes de lucha

El primer frente de lucha contra es tener claro que es la adicción a la comida, sus causas y manifestaciones. El segundo y no menos difícil de abordar, es la lucha contra el peligro de las excusas,  a la hora de alentar al paciente a admitir padece este problema.

Estar atentos es la clave

Los adictos a la comida vienen por igual como personas de todas las edades, razas y grupos de género. No son sencillos de detectar, aún dentro de la misma familia: ellos tienen sobrepeso, bajo peso, y algunos son de peso normal. Ellos están unidos por su obsesión con la comida y ocultan el problema por mucho tiempo.

El individuo obeso sufre humillación debido al exceso de peso, y se comporta como alguien letárgico y sedentario por lo que termina con imposibilidad de  moverse libremente. La persona bajo peso pueden ser bulímica, aunque come obsesivamente, tienen tanto miedo de tener sobrepeso que va a provocar el vómito, tomar laxantes o hará ejercicio compulsivamente para evitar el aumento de peso.

También pueden haber períodos de anorexia, absteniéndose de alimentos para controlar su peso.

La persona de peso normal, mientras que exhibe una apariencia física normal puede estar obsesionada con la comida, siempre pensando en qué comer y cuánto pesa. Todo el tema de los alimentos es una persecución seria para ellos, por lo que cuentan calorías compulsivamente, comiendo sin disfrutarlo.