Verduras

Precauciones al procesar Berro para ensaladas

precauciones procesar berro ensaladas

¡Cuánto nos gusta consumir frescas ensaladas verdes como la que vemos en la imagen de portada! Si podemos incluir en ella por lo menos una porción de los tan nutritivos y beneficiosos Berros de agua, tanto mejor. Su sabor y su aporte nutricional están fuera de discusión. Pero debes saber que hay precauciones importantes a tomar para evitar problemas de salud…

¿Cuál es el riesgo de no ser cuidadosos?

El riesgo es importante y se da en términos de enfermedad compleja de controlar. La infección por el parásito fasciola hepática es un importante problema de salud para millones de personas, en particular los que viven en el Lejano Oriente, Europa del Este y Asia Sur-Oriental. Por otra parte, debido a la gran cantidad de viajes entre países, la infección por tremátodo hepático es cada vez más prominente en las áreas donde la enfermedad no ha sido diagnosticada en forma masiva aún, como el caso de América del Norte.

Hay varios tipos de condiciones médicas que las personas infectadas por el parásito pueden experimentar, éstas dependen de la especie de parásito que se ha incrustado en su huésped.

Ciclo de la Fasciola hepática

La Fasciola hepatica y la  Fasciola gigantica son dos tipos de parásitos que infectan normalmente animales herbívoros – como ovejas – y que forma parte de un ciclo donde intervienen varios protagonistas, unos en carácter de huéspedes transitorios y otros permanentes. Es un poco largo de describir completamente en este contexto, pero para ser sintética el hecho es que en las heces de estos hervíboros se liberan huevos del parásito que al tomar contacto con el agua llegan a los caracoles que circundan lagos y pequeños cursos de agua, precisamente donde crecen los berros silvestres que rápidamente también son infectados.

¿Qué hay que hacer?

Proceder con el doble de cuidado al lavar los berros, respecto a lo que haces en el caso de otras verduras de huerta. Debes lavar hoja por hoja con un chorro generoso de agua que sea capaz de limpiar simplemente por arrastre. Más allá de eso, personalmente doy un paso más allá que me permita tener más seguridades: llena un recipiente hondo con agua y agrega un chorrito de vinagre; sumerge en él las hojas de berro y deja reposar por unos 15 minutos. El medio ácido “mata” cualquier agente patógeno.