Frutas

Importancia de conocer la procedencia del vino

Los conocedores saben que la compra de vino se está convirtiendo en una tarea cada vez más difícil, más allá del maridaje, esto es: el vino correcto para el alimento correcto. No sólo es difícil encontrar el vino de la cosecha correcta, al precio correcto; sino que  aún tiene más importancia el hecho de  adquirir la variedad correcta y más perfecta de ese vino en particular.

Las botellas rara vez presentan indicios exhaustivos de su pasado íntimo a primera vista, por lo que el comprador hará bien en tomarse su tiempo para descubrir exactamente de dónde proviene la historia y proceso de su elección.

Determinar la procedencia perfecta de cualquier objeto, aumenta su valor y esto se aplica también  al vino y tal vez incluso más, como a cualquier obra de arte u objeto. En el caso del vino, la historia detallada es la única conexión disponible para que el comprador sepa si ha existido un período de almacenamiento adecuado  y lo que es más importante recordar que una vez que un vino se echa a perder por mal almacenamiento nunca más se puede recuperar.

Un buen ejemplo de este caso, es el conocido “Lote 291“; se trata de una caja de 12 botellas de Chateau Pétrus 1947 estimada en 150.000 a 200.000 dólares de Hong Kong. Es un vino raro y codiciado. Esta docena particular, fue embotellada por Vandermeulen, una empresa belga muy respetada. Su rareza reside en que son parte de un mayor stock de botellas idénticas conservados en un lugar único por una familia que actuaba como distribuidora.

Desde 1982, el culto de los “coleccionistas” entusiastas privados de vino ha crecido fuera de toda proporción en comparación con décadas anteriores. En ocasiones, todavía es posible para “descubrir” colecciones de lo más raras; especialmente aquellas que se conservan no sólo en las botellas, sino en sus  cajas de madera originales, durmiendo en un lugar fresco y perfecto.