Verduras

Propiedades de los garbanzos

closeup chickpeas

El garbanzo es una legumbre seca que en España hemos comido desde hace siglos. Aunque en los últimos años su consumo ha descendido, la crisis y el interés por la dieta mediterránea y los platos de siempre están ayudando a que vuelva a ser un alimento básico. El garbanzo también se consume en gran parte del mundo, sobre todo en Oriente, donde preparan platos tan deliciosos como el humus. En España solemos tomarlos en el cocido, con patatas, con bacalao, en guisos y sopas, con espinacas…

Propiedades de los garbanzos

Los garbanzos son ricos en nutrientes, vitaminas y minerales. De hecho son una gran fuente de energía, ya que más de la cuarta parte de su contenido son hidratos de carbono. También nos aportan bastante fibra que ayuda al sistema digestivo y a reducir el colesterol en la sangre. De hecho los garbanzos no aportan nada de colesterol.

Los garbanzos destacan por su contenido en hierro, el cual nos ayuda a evitar la anemia, siendo ideal para los deportistas, ya que la realización de actividad física puede producir una carencia de este mineral.

Asimismo nos aportan potasio, que mejora la circulación y regula la presión arterial, por lo que se recomiendan en casos de hipertensión.

Su elevado contenido en zinc contribuye de forma beneficiosa en el crecimiento, por lo que debemos intentar que los niños también los tomen a menudo. El zinc también es necesario para combatir el cansancio y mejorar el sistema inmunitario.

Su contenido en ácido fólico hace que los garbanzos sean fundamentales durante el embarazo y la lactancia. 

Asimismo los garbanzos contienen vitamina K, necesaria para una adecuada coagulación de la sangre.

Cómo conservar los garbanzos

Los garbanzos secos se pueden conservar bastante tiempo si los guardamos en un lugar seco, fresco y protegido de la luz, pero debemos fijarnos en que estén enteros, sin olor y con un color y tamaño uniforme.