Frutas

Propiedades y curiosidades del cava

Champagne celebration

Seguro que en estos días muchos de nosotros hemos tomado una copa de cava. Hoy veremos sus propiedades para saber un poco más sobre esta bebida, que al contener alcohol debe tomarse con moderación.

El cava es una bebida espumosa, de color ambarino y con un sabor más o menos dulce según su proceso de preparación. Su graduación alcohólica suele estar en 10º y se utiliza además para preparar recetas en la cocina, como pollo y pescado. Para su elaboración puede utilizarse tanto uva tinta como blanca, obteniendo así cavas blancos y rosados.

El cava es un tipo de vino espumoso que nos aporta polifenoles procedentes de las uvas que se utilizan en su elaboración, por lo que parece ser que puede mejorar el sistema vascular. Además el cava contiene compuestos fenólicos que ejercen un efecto antioxidante.

El cava no contiene grasas y aporta unas 100 calorías por cada copa. Se trata de una bebida con fama de ser digestiva, por eso suele tomarse después de las comidas. Asimismo puede ser bueno para la circulación sanguínea y el corazón, siempre y cuando no pasemos de una copa al día, ya que contiene alcohol que tomado en exceso es perjudicial.

Cómo guardarlo y servirlo

Podemos tomar cava en el aperitivo, la comida o la cena, preferiblemente a una temperatura de entre 5 y 8 grados, en una copa aflautada, de cuerpo alto y boca estrecha.

Debemos conservar el cava protegido de la luz, la humedad y los cambios bruscos de temperatura, de hecho lo mejor es guardarlo en el lugar más fresco de la casa y a ser posible en posición vertical. No debemos ponerlo en el congelador porque reduce los aromas, por ello lo mejor es utilizar una cubitera con agua y hielo, dejándolo media hora para que tenga la temperatura correcta. Si nos sobra cava debemos utilizar un tapón hermético especial para que se conserve bien.