Proteinas

Proteínas, importancia de incluirlas en nuestra dieta

impoetancia proteinas dieta

Cuando comemos alimentos que contienen proteínas, el cuerpo las  descompone en aminoácidos. Estos aminoácidos son necesarios para la construcción de músculo y hueso en nuestro organismos, como mínimo, pero sus utilidades van mucho más allá.

Comenzamos por los aminoácidos

Hay 22 aminoácidos, que se dividen en dos categorías, conocidas como  aminoácidos esenciales y aminoácidos no esenciales . El cuerpo puede hacer por sí mismo algunos de los aminoácidos esenciales, pero ciertos otros  aminoácidos deben provenir del consumo de alimentos que contienen proteínas.

Beneficios concretos

Hay muchos beneficios de salud que provienen del consumo de proteínas. En términos generales, comer suficiente proteína es esencial para mantener un cuerpo sano y especialmente algo así como “preparado” para impactos o situaciones no deseadas; por ejemplo si el cuerpo sufre una lesión, tal como un corte, la proteína ayuda con la reparación del tejido.

Junto con los carbohidratos, las proteínas proporcionan energía para el diario desempeño, lo que ayuda a nuestro cuerpo mantenerse libre de fatigarse. Otro de los beneficios directos del consumo constante de proteínas es que  éstas colaboran a enfrentar y en el mejor de los casos a combatir las enfermedades ya que son vitales para mantener el funcionamiento del sistema inmunológico.

La proteína también ayuda a formar la piel, el cabello, las uñas y los cartílagos. Debido a que el cuerpo no es capaz de almacenar proteínas, es importante consumir proteínas saludables todos los días.

Tipos de proteínas

Las proteínas se pueden dividir en proteínas incompletas o completas. Las proteínas completas contienen todos los aminoácidos esenciales, mientras que las proteínas incompletas no. Buenas fuentes de proteínas completas provienen de animales, por ejemplo, huevos, leche, pollo y pescado contienen proteínas completas. Las opciones saludables de alimentos que son ricos en  proteínas incompletas, son los frutos secos, como las almendras, los frijoles y los granos enteros.