Proteinas

Proteínas poderosas

Mother baking with her daughter

¿Tus preocupaciones – como las de la mayoría de nosotros- pasan por bajar de peso, ganar músculo y mejorar tus niveles de colesterol? Tengo la solución para ti: existe un súper alimento, que se ha relacionado con todos estos beneficios: los huevos. Lamentablemente hasta hace un tiempo ellos habían ganado algo de “mala fama” respecto al tema del colesterol, pero recientes investigaciones han demostrado que su aporte – a menos que se consuma en exceso- npo es en absoluto prejudicial o comprometedor en este sentido.

El único problema es que parece que hay un número limitado de formas de incorporar este alimento lleno de energía (por ello elegí el título de proteínas poderosas) en tu dieta. Así que me he puesto a investigar y consultar algunos expertos en nutrición y alimentación, pra que me nos hicieran algunas sugerencias acerca de formas creativas y sabrosas para disfrutar de este increíble alimento.

En una pizza

Confieso que no lo he probado aún, pero varias personas me han alentado a hacer el experimento: prepara tu receta favorita de pizza hecha en casa y hornea hasta que esté casi cocida. Con cuidado, rompe unos cuantos huevos alrededor de la pizza y vuelve al horno hasta que las claras estén cocidas y la masa también.

Masa de la pasta fresca

Los huevos y la harina se unen para formar tierna masa de la pasta dorada. No tengas miedo a hacer tu propia pasta casera: da algo de trabajo pero es un placer no sólo el producto en sí mismo, sino invertir tiempo distendido -incluso en familia- para su elaboración. Elige la pasta de tu preferencia (puedo recomendarte esta receta de masa para tallarines verdes) y cocinar cn la salsa de tu preferencia. Ni te cuento si además sumas tomates frescos, aceite extra virgen de oliva y albahaca…. Mmmm ¡ya puedo saborearla!

Soufflés

Los huevos son el ingrediente clave en este tipo de preparaciones y créeme que la variedad es casi infinita sin mencionar que son más fáciles de hacer de lo que tú imaginas. Las claras de huevo batida son el secreto para una textura suave y esponjosa, mientras que la yema añade riqueza al relleno. Como señalaba: el relleno puede ser tu verdura favorita, una carne suave picada bien pequeña, algo de jamón… e infinidad de posibilidades a investigar.

Tengo más ideas… ¡las compartiré en un próximo post!