Proteinas

Pulpo, bajo en colesterol y ligero

Depositphotos_7885564_original

El pulpo es un molusco sin concha y ocho tentáculos con dos filas de ventosas. Al lado del hígado posee una bolsa con tinta para confundir a sus enemigos en caso de peligro. Se pesca sobre todo en el Atlántico y el Mediterráneo y está delicioso.

España es uno de los países donde más pulpo se consume, sobre todo en Galicia donde se prepara su famoso pulpo a la gallega.

El pulpo se puede adquirir fresco, congelado, cocido, desecado y en conserva. Su carne se ablanda al golpearla o al congelarla.

Hay que señalar que su contenido en colesterol es relativamente bajo. El pulpo nos aporta minerales como el calcio, el potasio, el zinc y el selenio. En cuanto a las vitaminas contiene B3 y B12.

El pulpo es un alimento bajo en grasas saturadas y en calorías, poco más de cien por cada ración si se prepara cocido, por lo que es una buena opción en casos de dietas para adelgazar.

Consejos

Para ablandar la carne del pulpo lo podemos golpear contra una superficie dura o congelarlo durante unos tres días. En general los pulpos pequeños suelen ser más tiernos y sabrosos, por lo que no siempre es necesario ablandar la carne.

Si tenemos el pulpo congelado y lo queremos cocinar debemos ponerlo antes en la nevera, colocándolo sobre una rejilla para que los jugos de la descongelación queden aparte.

El pulpo se puede tomar de muchas formas y en un plato habitual en muchos restaurantes donde lo preparan tanto frío como caliente.

Se suele preparar hervido o asado a la parrilla, aunque también frito. Normalmente se cocina con aceite de oliva, pimentón, ajo, cebolla, tomate o limón. En cuanto a la tinta, puede utilizarse para hacer salsas, de hecho podemos comprar la tinta del pulpo por separado.