Lacteos

¡Qué bueno el yogur griego!

greek yogurt

El yogur griego es un lácteo muy rico y sano por su contenido en calcio. De hecho, una porción de este yogur contiene el 20% de la cantidad diaria recomendada de este importante mineral. Veamos qué otras ventajas nos ofrece el yogur griego.

Características

El yogur griego destaca por un sabor más intenso y por no cuajar si se le somete a altas temperaturas, por lo que podemos utilizarlo en la cocina para preparar diferentes platos o tomarlo mezclado con frutas, una opción perfecta para cuidarnos y consumir este producto.

Su principal diferencia con respecto al yogur tradicional es que no tiene suero de leche, por lo que es más cremoso y denso, pero al mismo tiempo con una consistencia más suave.  

El yogur griego contiene muchas proteínas y en algunos casos menos azúcares que otros tipos de yogures, aunque no todos los que se venden son realmente los auténticos yogures griegos.

Propiedades del yogur griego

En principio, y si se trata de yogur griego auténtico, contiene el doble de proteínas, lo que nos ayuda a saciarnos, y la mitad de azúcar que un yogur normal. Asimismo nos aporta menos hidratos de carbono, lo que disminuye su aporte calórico si lo comparamos con un yogur normal. Su contenido en lactosa también es inferior y resultan más fáciles de digerir. Podemos comprar yogures griegos con probióticos que parece que pueden ayudar al sistema inmunológico y a la salud intestinal.

El yogur griego es rico en vitaminas B2 y B12, así como en potasio y magnesio. Su nivel de sodio es inferior a un yogur normal, por lo que es ideal en casos de hipertensión

Por otra parte debemos elegir yogures griegos desnatados, ya que si no una ración puede contener bastantes grasas saturadas y subir el nivel de colesterol en la sangre. En general los adultos deberíamos tomar siempre lácteos desnatados para aprovechar al máximo sus beneficios sin tomar grasas.