Consejos Terapéuticos

¿Qué carne elegir?

assorted raw meats

La carne es un alimento básico en la dieta, ya que nos aporta proteínas de calidad y otros nutrientes, aunque debemos tomarla en su justa medida y elegir los tipos y las partes menos grasas.

Todas las carnes nos aportan vitaminas, sobre todo del grupo B.  Asimismo todos los tipos de carne contienen hierro, por lo que nos ayudan a evitar problemas como la anemia y el cansancio. De todas formas, a medida que la carne es más oscura aumenta la cantidad de hierro, por eso la carne roja es más rica en dicho mineral.

Las carnes rojas, como la ternera, el cordero, el cerdo y el caballo suelen contener más proteínas que las blancas, como el pollo o el pavo, aunque también nos aportan más grasas saturadas, por eso es preferible elegir la carne ave.

Además la carne roja tomada en exceso puede causar gota, enfermedades del corazón y según parece algunos tipos de cáncer, como el de colon. Por ello lo mejor sería tomar sólo una ración de carne roja una vez a la semana, eligiendo las partes menos grasas. Por otra parte las carnes blancas las podemos tomar de dos a tres veces a la semana. En todo caso las raciones deben ser de unos cien gramos.

Sea cual sea el tipo de carne que comamos lo mejor es seleccionar las zonas más magras y quitar la grasa visible antes de prepararla. Si queremos consumir menos grasas es mejor elegir en las carnes rojas partes como el solomillo o el redondo. En las aves como el pollo o el pavo debemos quitarle la piel y elegir la pechuga, por eso este tipo de carne se recomienda en casos de colesterol elevado o si estamos a dieta.

Y por último tenemos que evitar tomar embutidos, panceta y carnes procesadas, ya que, además de ser muy grasas, son ricas en sal y aditivos. En todo caso debemos decantarnos por la pechuga de pavo, el jamón york y el jamón serrano, quitándoles siempre la grasa si queremos cuidarnos.