Consejos Terapéuticos

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Assortment of dairy products

La lactosa es un tipo de azúcar presente en la leche y que algunas personas no son capaces de digerir. Por ello deben seguir una dieta siempre bajo supervisión médica.

La intolerancia a la lactosa es bastante frecuente y se produce cuando el intestino presenta una deficiencia de una enzima denominada lactasa que es la que descompone la lactosa en otros azúcares más simples y fáciles de absorber por el intestino. Por ello si toman lácteos suelen sufrir gases, diarrea, vómitos e hinchazón abdominal.

Muchas personas dejan de comer ciertos alimentos porque piensan que les sienta mal, pero eso siempre lo ha de decidir un médico tras realizar las pruebas necesarias. Si el resultado de las pruebas confirma la intolerancia entonces puede recomendar seguir una dieta libre o baja en lactosa.

El calcio es necesario, sobre todo para los huesos, por eso a veces quienes presentan una intolerancia no muy fuerte pueden tomar lácteos con menos lactosa y por tanto más fáciles de digerir, como por ejemplo yogures, queso curado y leche de cabra.

Para evitar deficiencias de calcio se recomienda tomar otros alimentos, como las verduras, los frutos secos, las sardinas en conserva, el salmón, las legumbres, las espinacas y el brócoli.

De todas formas es muy importante que las personas con dicha intolerancia lean muy bien las etiquetas de los productos procesados, aunque no sean lácteos, ya que puede ser un ingrediente más en salsas, patés, embutidos… También algunos medicamentos contienen lactosa, por lo que siempre hemos de consultarlo con el farmacéutico.

En el mercado existen diferentes marcas de lácteos sin lactosa, una buena opción para quienes sufren este problema.

Además es importante establecer la cantidad de leche o derivados a partir de la cual aparecen los síntomas. A veces una cantidad que produce síntomas puede tolerarse si se toma repartida en dos o más tomas durante el día.