Consejos Terapéuticos

Que no falte en tu mesa el aceite de oliva

olive oil over wood spoon

El aceite de oliva es un alimento básico de la dieta mediterránea, ya que, además de aportar sabor a la comida, tiene muchísimas propiedades beneficiosas para el organismo.

Los países mediterráneos, con España a la cabeza, son los mayores productores y consumidores de aceite de oliva. Desde siempre Andalucía ha sido la comunidad que ha producido más aceite de oliva, el cual destaca por su calidad, sobre todo si es virgen extra.

Este producto se valora y consume cada vez más en el resto del mundo, por lo que son muchos quienes deciden comprar aceite de oliva por sus múltiples beneficios en la salud.

El aceite de oliva es uno de los pocos alimentos que nos aporta vitamina E, con acción antioxidante, y polifenoles, imprescindibles para el organismo. Asimismo si es virgen extra nos aportará otras sustancias beneficiosas como es el caso de los carotenos y los esteroles.

Consumir aceite de oliva de forma habitual puede ayudarnos a reducir la incidencia de enfermedades cardiacas y a bajar el colesterol. Ello se debe a que se trata de una grasa saludable, de hecho contiene ácido oleico, por ello es la mejor opción a la hora de cocinar o aliñar los alimentos, algo que no sucede si utilizamos otras grasas o aceites como el de palma, el de coco o mantequilla, ricos en grasas saturadas y por tanto perjudiciales para el corazón.

Por otra parte el aceite de oliva puede contribuir a controlar otros trastornos como la diabetes y la hipertensión, facilitando asimismo la función digestiva y la absorción de calcio, por lo que quienes sufren osteoporosis se benefician de su ingesta.

Al tratarse de una grasa se debe tomar en la cantidad adecuada, es decir, entre cuatro y seis cucharadas diarias. Y siempre es mejor utilizar aceite de oliva en los bocadillos y en las ensaladas en lugar de salsas procesadas.