Lacteos

Qué nos aporta el queso parmesano

Depositphotos_22783252_l

Se trata de uno de los quesos italianos más ricos, de hecho destaca por su intenso sabor y por su consistencia dura. Este queso se exporta y se consume en la mayoría de los países del mundo y sirve para acompañar muchos platos.

Al ser un producto elaborado con leche de vaca contiene bastantes proteínas de alto valor biológico, las más recomendables. El parmesano nos aporta fósforo y mucho calcio, minerales imprescindibles para los huesos, por lo que los niños se benefician de su consumo. Los niños en Italia, incluso los más pequeños, suelen tener muchas veces en la mano un trozo de queso parmesano, ya que así van tomando calcio a su ritmo.

En cuanto a las vitaminas, el queso parmesano es rico en vitamina A y vitaminas del complejo B, algunas de las cuales pueden ayudarnos a reducir el estrés y el cansancio.

Sin embargo también es rico en grasas, sobre todo saturadas, por lo que se debe consumir con moderación, especialmente en caso de sufrir colesterol o sobrepeso, ya que 100 gramos de queso parmesano contienen unas 400 calorías.  Además, al ser rico en sodio las personas con problemas cardiovasculares o retención de líquidos deberían reducir su ingesta.

Si queremos asegurarnos de tomar un auténtico queso parmesano debemos buscar en la etiqueta la Denominación de Origen Protegida, que nos indica que ha sido elaborado como en la antigüedad en diferentes zonas de Italia y sin aditivos.

Este queso, si lo rallamos, queda fenomenal para ponerlo en las pastas, el risotto e incluso en las cremas de verduras a las que añade muchísimo sabor. También podemos poner unas lascas de queso parmesano a la ensalada para que tenga proteínas y sin duda sea más sabrosa. Además en el carpaccio de carne el queso parmesano es un básico que no puede faltar.