Lacteos

Queso Cheddar, bajo en lactosa

Queso Cheddar, bajo en lactosa. Aquellas personas que manifiesta intolerancia a la lactosa (que como sabemos se da a diferentes niveles), no tendrían por qué prohibirse de consumir quesos, ya que -como mencionamos en un post anterior- existen unas cuantas variedades de quesos muy bajos en lactosa, entre ellas algunas variedades de queso Gouda holandés y el riquísimo queso Cheddar.

¿A qué se debe? Se debe a que es un tipo de queso conocido comúnmente como quesos añejoso;  el Cheddar envejecido naturalmente sólo tiene trazas o apenas gramos de lactosa. La mayoría contienen menos de 1 gramo por porción a servir y no debería  causar ningún síntoma de formas conexas de intolerancia a la lactosa”.

Otros tipos de queso que se envejecen durante largos períodos de tiempo y es probable que también tengan niveles muy pequeños o poco medibles de lactosa podrían ser:

  • El Parmigiano-Reggiano (por lo general envejece entre 12-24 meses)
  • Grana Padano (por lo general envejece entre 12-20 meses)
  • Mimolette (por lo general envejece entre 22 meses)
  • Roomano (normalmente 3-4 años)

También hay variedades de “queso” hecho sin productos lácteos que no contienen lactosa en absoluto. Aunque estos tipos de queso no tienen el mismo sabor o la textura de los quesos elaborados con leche, algunas personas opinan que son un buen sustituto. Las opciones incluyen el queso de soja, queso de arroz y queso de almendras.

Otra opción es el queso de yogur (producto que no se encuentra en todos los países). Aunque a partir de lácteos, se asevera que el queso de yogur está hecho de “… cultivos activos de yogur, acidophilus y bifidus, que eliminan los azúcares de la leche durante la elaboración del queso y el proceso de envejecimiento.”