Lacteos

Queso de Idiazabal, irresistible para los amantes del queso

flock of typically basque latxa sheep

El queso de Idiazabal es uno de los más sabrosos. Se elabora en el País Vasco con la leche cruda de oveja latxa y se puede tomar ahumado o no.

La oveja latxa produce una cantidad de leche limitada, sólo unos cien litros por temporada, pero de gran calidad, por lo que le da ese sabor tan especial al queso de Idiazabal. Asimismo es un producto natural al que no le añaden conservantes ni colorantes.

Este queso es rico en calcio y nos ayuda a mantener en buen estado los huesos y a prevenir la osteoporosis. También puede prevenir las caries, ya que impide el crecimiento de algunos de los microorganismos que la provocan debido a su bajo contenido en hidratos de carbono y a que aumenta la secreción de saliva.

De todas formas se trata de un queso con un mínimo del 45% de materia grasa, por lo que se debe tomar con moderación en caso de tener sobrepeso o colesterol elevado.

Y además…

Podemos comer el queso de Idiazabal como tapa o con un poco de pan. También es posible utilizarlo para preparar salsas que quedan muy bien con la carne roja, ya que aportará un gran sabor. Además se puede añadir a platos de toda la vida como las patatas con huevos fritos, a los que da un toque muy especial. Este queso contrasta estupendamente con las uvas o los higos, por lo que se puede tomar de postre.

El queso de Idiazabal ha ganado diferentes premios gracias a su sabor y a su calidad.  De hecho, en el resto de Europa cada día valoran más este extraordinario queso.

Para comprobar si es un auténtico queso de Idiazabal debemos asegurarnos que lleva el logotipo numerado con la Denominación de Origen.