Lacteos

Queso derretido, ideas y recetas

¿Cómo debe derretirse el queso? La respuesta puede ser tan contundente como poco reveladora: todo depende de para qué quieres o necesitas que se derrita el queso. Comienzo por señalar que hay muchos tipos de queso, y en consecuencia los métodos para fundirlo varían con cada queso y -como dijimos antes- el uso que vas a querer dar al queso derretido.

¿Tal vez estás pensando en una fondue de queso? Para esto se necesita un queso gruyere suizo clásico utilizado para fondue; en este caso debes triturar o simplemente cortar en cubos y se funde en una sartén a fuego medio con ajo, vino y otros ingredientes como harina para espesar y -dependiendo de la receta- algo de licor y algunas especias para dar sabor.

Hay otros clásico quesos para fondue, pero la mayoría de los quesos, desde el Cheddar de Brie se pueden utilizar para este fin. Se pone en la mesa en un recipiente de cerámica que se mantiene a una temperatura constante y los comensales deben servirse por inmersión de los cubos de pan tostado, o pedazos de carne cocida, o de otros apetitosos bocados pequeños, en la mezcla de queso caliente.

Si estás pensando en alguna otra forma de cocinar o servir un plato que requiere fusión de queso, comprueba en las recetas si hay mención a un  queso en particular y / o que cubra de un modo particular la función en el contexto de las mismas.

Te comento una manera rápida y simple para disfrutar de queso fundido: toma algunas tostadas de pan,  cubre con rebanadas de queso (Cheddar es bueno), y coloca a la parrilla (parrilla) hasta que se derrita.

Se pueden añadir extras, como hongos, pero es mejor colocarlos debajo, es decir cubrirlos con el queso (de lo contrario van a secar). No obstante los tomates y otras adiciones más “húmedas”  pueden ir en la parte superior del queso.

Imagen: bebes