Verduras

Remolacha, color y sabor

Beet

La remolacha es una hortaliza con un color y un sabor dulce muy característico que procede de África. Hoy veremos qué nos aporta a nuestra salud.

La remolacha es rica sobre todo en fibra, tanto soluble como insoluble, que mejora el tránsito intestinal, ayuda a reducir el colesterol malo y aumenta la sensación de saciedad. Esta hortaliza es rica en vitaminas del grupo B y folatos, muy recomendados para las embarazas y los niños pequeños.

En cuanto a los minerales destaca su contenido en yodo, sodio y potasio, que ejerce una beneficiosa acción diurética ideal para las personas con hipertensión o retención de líquidos. Además las hojas aportan betacaroteno, así como hierro, por lo que es aconsejable en casos de anemia.

La remolacha contiene unos pigmentos llamados antocianinas que ejercen una acción antioxidante y que le aportan su color rojizo. De la remolacha se obtiene el pigmento natural que se utiliza para dar color a productos como helados y bebidas.

Se trata de un alimento con azúcares, por lo que deben consumirla con moderación las personas con sobrepeso o diabetes. También las personas con cálculos en el riñón deben restringir su consumo.

Consumo y compra

La remolacha se toma sobre todo cruda en ensalada, aunque también se puede preparar cocida, hervida o asada, así como en crema. Las hojas se pueden cocinar como otras verduras y se pueden utilizar como guarnición de carnes y pescados. Además podemos tomarla aliñada con un poco de aceite, sal y vinagre.

A la hora de comprar remolacha debemos elegir las que tengan las raíces de igual tamaño y que sean carnosas, redondas y sin marcas, preferiblemente de color rojo fuerte. Es mejor que las hojas estén verdes porque significa que la raíz es joven Las remolachas alargadas y de piel escamosa en la parte superior suelen ser duras, fibrosas y con demasiado sabor. En la nevera pueden durar hasta dos semanas si las metemos en plástico.