Consejos Terapéuticos

Riesgos de la carne de caza

Depositphotos_5762947_l

La carne de caza, como el jabalí, la liebre o el ciervo, está exquisita, pero conviene tomar unas precauciones para evitar riesgos derivados de su consumo.

Uno de los problemas de la carne de caza es que no sabemos si el animal ha tenido alguna enfermedad o acumula contaminantes como el plomo, que se utiliza como munición, por ello se aconseja que las embarazadas y los niños no coman este tipo de carne porque en su caso las posibles consecuencias son más graves, ya que el plomo afecta al sistema nervioso central que está en desarrollo. Por otra parte un adulto no debería consumir más de una ración de unos 150 gramos a la semana.

Muchas personas piensan que la carne de caza es más saludable porque es menos grasa y más nutritiva, lo cual es cierto, pero al mismo tiempo no ha estado sometida a ningún control sanitario, por lo que no sabemos nada.

Uno de los problemas que puede tener por ejemplo la carne de jabalí si no pasa por un control en un matadero es la triquina, un parásito muy  peligroso. En todo caso si tomamos carne de jabalí o de matanza de cerdo lo mejor es que previamente haya pasado un control por un veterinario y que esté muy cocinada, ya que el calor puede acabar con el parásito si se ha cocinado a unos 80ºC durante bastante tiempo.

De todas formas si queremos consumir carne de caza debemos adquirirla siempre en establecimientos autorizados, ya que están controlados. Por su parte, si un cazador caza un jabalí tiene que pedir a un veterinario que inspeccione el animal y que analice la carne a fin de descartar riesgos de enfermedades antes de consumirla

En el caso de la carne de liebre o conejo procedentes de la caza puede transmitir tularemia, una enfermedad causada por una bacteria y que puede contagiarse simplemente tocando el animal o respirando cerca.