Consejos TerapéuticosProteinas

Salmón, un par de secretos útiles

El salmón no es uno de esos alimentos que la mayoría de las personas podemos comprar muy seguido. Nos gusta, pero el precio no siempre permite que pueda ser incluido en un menú habitual. Pero creo que ninguno de nosotros deja de considerarlo a la hora de planificar una cena o almuerzo especial, en ocasión de recibir amigos, familia o ¿por qué no? una cena íntima con alguien “muy” especial…

El punto es que cuando hacemos la inversión, más vale hacerla bien y tener en cuenta estas dos consideraciones a la hora de comprarlo:

  • Trata de adquirir salmón obtenido de pesca en medios naturales. No siempre es fácil, pero por lo menos pregunta al adquirirlo. Los salmones criados en cautiverio tienen la carne un poco más blanca respecto al  “salmón rosado” natural. El punto es que  su dieta no incluye la mayoría de los alimentos naturales que son el factor clave para  el color de la carne de salmón salvaje. Muchos piscicultor han comenzado a agregar pigmentos, pero -aquí entre tú y yo-, no es lo mismo que conseguir que el color sea  “natural”.
  • El “zumo” del salmón en conserva proviene de los propios peces, y puede ser utilizado en caldos, salsas, y algunos aliños. En otros casos – como por ejemplo el del atún- l0 que parece un “zumo”  no es más que aceite o agua añadida en el proceso de enlatado.

 

  • B G Novo

    había escuchado tiempo atrás que este pescado no era seguro porque portaba no sé qué bacteria. Recordais la noticia?

  • Pingback: Receta de Salmón con Salsa Holandesa - Recetas de cocina