Consejos Terapéuticos

¿Salsas más ligeras?

Depositphotos_23004528_l

Aunque siempre es mejor no acompañar los alimentos con muchas salsas, algún día podemos preparar o tomar alguna que no sea muy calórica.

De nada sirve preparar un plato poco graso y saludable, como una carne o un pescado a la plancha, si después lo cubrimos de salsas muy grasas. Por eso siempre debemos elegir las opciones más ligeras, como por ejemplo un poco de mostaza, que da bastante sabor y contiene muy pocas calorías.

El kétchup por su parte tampoco contiene muchas calorías y sí licopeno, muy saludable, por lo que lo podemos añadir a muchas carnes para realzar el sabor.

También podemos preparar un pisto con tomate, cebolla, pimiento, berenjena y calabacín con muy poco aceite o en el microondas, de este modo obtendremos una salsa muy sabrosa para acompañar todo tipo de platos.

El limón es una muy buena opción para los platos de pescado. Para ello simplemente tenemos que utilizar caldo de pescado, zumo de limón y perejil. También podemos añadir un toque de mostaza o pepinillos para un sabor más intenso. En algunos platos de carne como pollo o pato se puede utilizar el zumo de la naranja para preparar una salsa añadiendo mostaza y salsa de soja. Al igual que el limón dará mucho sabor y aportará pocas calorías.

En el caso de las ensaladas siempre queda bien una salsa de yogur desnatado, en lugar de mayonesa, mezclándolo con queso fresco, pimienta, sal y un poco de aceite de oliva. Para la carne podemos hacer a la plancha unos champiñones con cebolla y luego batirlo para obtener una salsa muy rica.

Por otra parte es mejor no tomar salsas procesadas o elaboradas con mantequilla, nata o mayonesa, son bastante calóricas y sólo se deben tomar de forma ocasional y en poca cantidad.