Frutas

Sandía, sabor y salud en verano

Sandía, sabor y salud en verano. El consumo de frutas como la sandía puede ser una forma agradable y satisfactoria para obtener una nutrición de calidad este verano. Lo mejor de todo, es hacerlo a partir de fuentes naturales y en ese sentido, la sandía puede situarse en un lugar de honor. ¿Quieres saber por qué?

Para comenzar, la sandía contiene muchos antioxidantes y una gran cantidad de vitaminas y minerales todos imprescindibles para tu salud. A ello, no puedo menos que sumar el hecho de que tiene un sabor único, fresco y altamente satisfactorio; en tanto puede proporcionar a tu cuerpo  muchos beneficios impresionantes su buen sabor es un aliado, sobre todo en el intento de que los más pequeños de la casa la consuman con agrado.

En términos de nutrición, la sandía puede ser una buena adición a las dietas por su rica variedad de vitaminas y minerales. En concreto, es una muy buena fuente de vitaminas A y C, vitaminas del grupo B, carbohidratos, potasio y antioxidantes. También contienen aminoácidos que pueden ayudar a mantener las arterias y el flujo sanguíneo a nuestros corazones para bien. Si estás buscando nuevas formas para mejorar tu salud y la de tu familia, las sandías serán sin duda una elección inteligente.

Pero hay más…

El licopeno y la vitamina A son nutrientes excelentes para mejorar la salud de nuestros ojos. Las sandías contienen en realidad una fuente mayor de licopeno que cualquier otra fruta o verdura. Se puede lograr la mejora de nuestra visión mediante la prevención de la degeneración macular y otros problemas que pueden surgir con nuestros ojos. Es importante mantener nuestros niveles de estos nutrientes a medida que envejecemos para que podamos mantener nuestra visión saludable y duradera.