Proteinas

Sardina, un pescado barato y completo

Sardines on white

La sardina es un pescado azul rico en ácido omega 3 que protege el sistema cardiovascular y ayuda a bajar el colesterol elevado. Por todo ello, y por su buen precio, no debe faltar nunca en la mesa.

La sardina es un pescado esencial en la dieta mediterránea, que recomienda la ingesta de pescado un mínimo de tres veces a la semana. Los niños y las embarazadas deberían tomar este pescado a menudo por sus beneficios nutricionales.

Podemos preparar sardinas a la plancha, fritas, al horno, en escabeche, rellenas, etc.

Rica en omega 3

Cuando hablamos de pescado azul nos referimos a pescado graso, como la sardina, pero con grasa buena, como es el caso de los ácidos grasos poliinsaturados omega 3. De hecho una ración de sardinas casi duplica las necesidades diarias recomendadas de omega 3, por lo que es una forma muy saludable y rica de conseguir el aporte adecuado de estos ácidos. Por este motivo los expertos recomiendan tomar sardina para disminuir los niveles elevados de colesterol y triglicéridos. Además su ingesta reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares, trombosis y aterosclerosis.

Otras propiedades de la sardina

La sardina contiene proteínas de gran calidad y minerales tan importantes como fósforo, magnesio, hierro, zinc, yodo y sodio, fundamentales para el buen funcionamiento del organismo.

Asimismo contiene vitaminas del grupo B, tales como la B12 y la B1, que permiten el aprovechamiento de los nutrientes energéticos como los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas. Otras vitaminas que podemos obtener de la sardina son la A, la D y la E.

En cuanto a las sardinas en lata cabe destacar su elevado contenido en calcio, ya que éste se encuentra sobre todo en las espinas.

La única precaución que debemos tener en cuanto al consumo de sardinas es su contenido en purinas, las cuales no deben ingerir las personas que sufren gota.