Trastorno Alimenticios

¿Se cura la bulimia nerviosa?

spring depression

Toda ayuda es bienvenida cuando se trata de hallar caminos que nos den algo más de luz a la hora de pensar cómo afrontar problemas terribles. Los trastornos alimenticios, y en especial la bulimia nerviosa, es uno de esos casos, por lo que responder a la pregunta concreta del título, es un buen comienzo.

¿Qué entendemos por “cura”?

Existe cierta controversia sobre el uso del término “cura” para la bulimia nerviosa. Algunos médicos prefieren los términos “remisión” y “recuperación”, porque los factores de riesgo para la conducta a menudo siguen presentes y la recaída puede ocurrir.

Sin embargo, el tratamiento de la bulimia nerviosa puede reducir e incluso detener los atracones y las purgas en muchos pacientes. La cantidad y el tipo de tratamiento requerido para lograr un resultado exitoso  a largo plazo y disminuir las posibilidades de recaída, van a variar ampliamente entre los individuos. Además, las definiciones que diferentes médicos usan para clarificar la remisión pueden variar, y estas variaciones afectan a las tasas reportadas de remisión.

¿Qué dice la estadística?

Para empezar, se propuso utilizar definiciones estándar para las recaídas parciales y totales: recaída parcial sería de 2 episodios de síntomas al mes durante 2 meses, en tanto que recaída total se define como alcanzar el pleno ritmo de los criterios diagnósticos para el trastorno. Así, a partir de esta definición, la definición implícita de remisión es menor que 2 episodios por mes.

Los datos científicos publicados sobre las tasas de remisión son escasos, ya que pocos estudios a largo plazo se han realizado en pacientes que han recibido tratamiento para la bulimia nerviosa. Los datos disponibles de varios estudios muestran que alrededor del 52% -74% de los pacientes que recibieron tratamiento para la bulimia nerviosa y lograron una remisión, se encontraban en remisión cinco años después.

Para periodos de tiempo más cortos, las tasas de remisión notificadas en los estudios publicados varía más ampliamente. Algunos clínicos han informado anecdóticamente que la auto-recuperación es posible, aunque muy poca evidencia científica de estudios bien realizados que indiquen realmente la eficacia de la auto-recuperación.