Verduras

El secreto de mi mejor ensalada

Salad

Con toques personales (para hacer justicia, más bien debería decir familiares) compartiré hoy algunos trucos para que tus ensaladas sean las más elogiadas y disfrutadas. Es algo así como muy polémico: las cantidades, las proporciones, los ingredientes, el aliño… Todos opinan, pocos exploran hasta resolver por sí mismo, pero tras algunos años de exploración personal me siento bien calificada para aportar opinión.

Ingrediente obligatorio

En mi experiencia, para que los comensales salgan satisfechos de la experiencia, siempre hay que incluir algo de carne. Puede ser la que tú quieras (ave, pescado, cerdo etc) tan magra y sana como quieras y en la cantidad que quieras; pero algo tiene que haber. La carne es la que aportará algo de consistencia al plato. En caso de que por algún motivo -por ejemplo prescripción médica- la carne esté prohibida en cualquier “versión”, recomiendo sustituir por trocitos de queso.

Aliño con aceite de oliva

Tiene todas las virtudes y te llevará algo de tiempo explorar los muchos matices de este producto que hallarás en el mercado. Esto es muy personal por lo que no podría darte recomendaciones. Hay quienes prefieren los aceites de oliva de matiz frutado, otros picante, otros más amargos. Pero siempre que sea aceite de oliva, la premisa principal estará cumplida, ya que ganas no sólo en sabor, sino en textura y muy especialmente en salud. Nada iguala el potencial antioxidante y el aporte nutricional que el aceite de oliva suma a tu dieta; como decían las abuelas… es “bueno para todo”.

La estética importa

Las verduras las eliges tú, pero siempre cuida la combinación de colores y la buena presentación. Recuerda incluir colores contrastantes además de el clásico “verde”; en este sentido siempre son buenos aliados, la zanahoria, el pimiento y la remolacha entre otras posibilidades.

Te aliento a explorar por ti mismo; y por qué no… ¡suma comentarios!

  • Pingback: Yogur griego | Blog Alimentos

  • Lourdes

    Por si quereis otro truco, podeis añadir unos piñones algo tostados y calentitos a la ensalada, vereis el toque tan distinto que va a tener.