Consejos Terapéuticos

Semillas de Chía

Chia seeds.

Las semillas de Chía son y han sido una fuente de alimento básico para la población de nativos americanos durante siglos. Los guerreros aztecas comían chía durante sus viajes de cacería, y se sabe algunas tribus de indios del suroeste norteamericano,  comían sólo semillas de chía mezclada con agua en tiempos de largas travesías y momentos de crisis, significando este alimento su única fuente de supervivencia.

La ciencia se ha interesado desde hace un tiempo en este alimento “mágico”, y las conclusiones y resultados de los estudios no hacen sino incrementar el respeto y admiración que uno puede tener por estas humildes semillas, pues son portadoras de innumerables beneficios para la salud. Te invito a conocerlas mejor…

¿De qué planta estamos hablando?

Se trata de una planta herbácea, perteneciente a la familia Lamiaceae. Su nombre científico es Salvia hispánica L., pero es mundialmente conocida por su nombre sencillo y común: Chía.

Las verdaderas protagonistas en términos de alimentación son las semillas de estas plantas y no precisamente (como pasa en la mayoría de los casos) su fruto o su follaje.

Riqueza nutricional de las semillas de Chía

La semilla de chía es una fuente completa de proteínas de la dieta, proporcionando todos los aminoácidos esenciales. En comparación con otras semillas y granos, semillas de chía proporciona la mayor fuente de proteína, entre la proteína de 19 a 23 por ciento en peso.

Una de las cualidades únicas de la semilla de chía es su capacidad de absorber más de nueve veces su volumen en agua u otro líquido. Esta capacidad puede prolongar la hidratación y retener electrolitos en los fluidos corporales, especialmente durante el esfuerzo o ejercicio. Retención de líquidos normal asegura una dispersión de electrolitos a través de las membranas celulares, manteniendo “saldos” líquidos y ayudando a  una óptima funcionalidad celular .

Una cualidad interesante

En un póximo post veremos cómo usar las semillas de Chía y aprenderemos que es posible hidraarlas en agua, de modo que se forma en pocos minutos una especia de gel. Esta propiedad de formación de gel, tiende a retrasar la digestión y mantener equilibrados los niveles de azúcar en la sangre, que pueden ser útiles en la prevención o el control de la diabetes. Todo ello significa en “buen romance” que las acuosas semillas de chía pueden ser fácilmente digeridas y absorbidas. Esto resulta en un rápido transporte de nutrientes a los tejidos para su utilización por las células.

¿Estas en planes de renovar tus hábitos alimenticios? ¿Quieres tener más energía? ¿Estás buscando respuestas para saber cómo vencer la fatiga? Estas soluciones y muchas otras pueden venir de la mano de las semillas de chía. Te invito a estar pendiente; aprenderemos mucho más de esta maravilla alimenticia en los próximos días.

  • Rubi Torres Reyes

    Muy buen artículo. Gracias. Aquí, en Quito, dónde se puede comprar?

  • sergio

    vendemos chia en la ciudad de Quito