Consejos TerapéuticosGrasas

Semillas de girasol, todo lo que querías saber

Semillas de girasol, todo lo que querías saber. Para aquellos de ustedes que están entrando en la “locura” (en el buen sentido de la palabra) de optimizar la nutrición, que ha barrido el mundo en los últimos decenios, el aporte nutritivo de las semillas de girasol podría muy bien ser digno de una mirada.

Las semillas de girasol han sido durante mucho tiempo bien valoradas, a tal punto -por ejemplo- que forman parte de la merienda elegido para los principales deportistas de alto impacto y también -afortunadamente- los niños que quieren ser como ellos.  Pero recientemente se han hecho muy  populares con el resto de la población. ¿Por qué? Tranquilo: los beneficios y ventajas de la nutrición semillas de girasol será revelado y explicado en este post.

Comienzo por señalar que las semillas de girasol proviene de la planta del mismo nombre, muy conocida por su flor popular en todo el  mundo ya que son fácilmente reconocibles para la persona promedio, por sus centros de negro oscuro y grande y pétalos de color amarillo a amarillo-naranja. Las semillas se obtienen de estas plantas, que con frecuencia se cultiva comercialmente, siendo Rusia, Ucrania, Argentina, China e India los cinco principales productores de semillas de girasol en el mundo.

Otro sello distintivo del girasol es la semilla misma, que es muy apreciada por muchos por sus propiedades saludables y vale aclarar que éstas se suelen clasificar en dos tipos diferentes: semillas negras u oleaginosas (son las que se utilizan para producir aceite de girasol, y se identifican por ser de color negro sólido) y  el segundo tipo se  conocen como “no oleaginosas” ( se identifican por tener superficie a rayas).

Precisamente estas últimas son las que utilizan las personas para aperitivos.

Para conocer más detalles acerca de su riqueza en términos de nutrición, te invito a leer nuestro próximo post dedicado a este tema.